lunes, 28 de junio de 2010

Martí - Análisis del Poema V

Análisis del Poema V de “Versos Sencillos” de Martí

Tema

El tema de este poema es la misma poesía. El yo lírico intenta explicar qué significa para él la poesía que él escribió. No es un arte poético para todos los poetas. Es sólo el intento humilde de definir su propia arte poética. No está dando reglas para todos los poetas, sino explicar en qué consiste su poesía.

Esto se encierra dentro de la concepción del modernismo. Ruben Darío decía “mi poesía es mía en mí”, por lo tanto sólo escribe para él, comienza y termina en él. En el caso de Darío no interesa el receptor. En el caso de Martí es todo lo contrario. Él es un revolucionario y para él las palabras son parte de la revolución. En “Nuestra América”, ensayo poético en el que él plantea sus ideas sobre la América que nace a finales del siglo XIX, dice: “Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”. Las palabras, las ideas son su lugar en la lucha, son su puesto revolucionario en una Cuba que recién está logrando liberarse del dominio español a sólo cinco años de comenzar el siglo XX. Cuba fue una de los primeros territorios en ser dominado por los españoles y uno de los últimos que logra librarse de este dominio.

La diferencia de Martí con la expresión de Rubén Darío es el compromiso social. No existe poesía sin esa idea. La poesía debe ser el motor ideológico de la revolución porque si no existe un cambio radical de formas de pensar, de nada sirve hacer una revolución. Para qué liberarse por las armas si los hombre seguirán sintiéndose presos de sus estructuras mentales de dominación.

Así el libro “Versos sencillos” tiene el propósito de llegar a todos, de forma sencilla y clara para que todos los hombres puedan reflexionar sobre su conducta moral, sobre lo que significa el ser un nuevo hombre, la actitud que debe tener el hombre frente al tirano, frente al enemigo, frente a la vida misma. “Cultivo una rosa blanca”, tanto para el amigo como para el enemigo, porque ambos son hombres y merecen la rosa blanca. Dice el poema I “no me pongan en lo oscuro/ a morir como un traidor/ yo soy bueno y como bueno/ moriré de cara al sol”, la sinceridad como valor, la ética del hombre bueno que nada tiene que ocultar, que vive, ama y muere, como debe ser simplemente la vida de un hombre.

Estructura externa

El poema está dividido en cuatro cuartetos (estrofas de cuatro versos). Estos versos son octosílabos con una rima consonante, lo que hace que el poema tenga una gran sonoridad. Los versos octosílabos son los más sencillos y utilizados en la poesía oral. Lo mismo sucede con la rima consonante. Esto está en concordancia con la idea de hacer una poesía clara y que llegue a todos los hombres.

A su vez, el esquema estrófico es abba. Si juntamos las palabras que coinciden podremos, al finalizar el análisis encontrar algunas ideas interesantes:

Espumas – plumas
Ves – es
Puñal – coral
Flor – surtidor
Claro – amparo
encedido – herido
Agrada – espada
Sincero – acero

Esta unión de palabras podría dar una nueva línea de interpretación si así lo quisiéramos.

La musicalidad del poema es una herencia que llega al Modernismo del Simbolismo. Esta última es una corriente del siglo XIX en Europa. Ésta intenta buscar la relación que existe entre la música y la poesía. Por eso los poemas modernistas tienen, generalmente, una estructura muy rígida, donde la musicalidad está jerarquizada.

Estructura interna

La estructura interna del poema es la forma en que este poema puede ordenarse según el contenido. En este caso podemos ver que de las cuatro estrofas, tres están cargadas de imágenes en las que el yo lírico intenta demostrar a través de ellas, cómo es su poesía. Cada imagen que plantea no parece terminar de satisfacer sus deseos, como cuando uno quiere expresar algo que resulta inefable, es decir que no hay palabras para definirlo, entonces movido por la emoción busca imágenes que logren su propósito.

Recién en la última estrofa deja de lado las imágenes y llega a una conclusión clara que sintetiza toda su poesía, rematando el final con una nueva imagen que relaciona a ésta con la lucha.

Así podríamos ver dos grandes núcleos de acuerdo al contenido.

Las imágenes son una herencia del parnasianismo que toma el modernismo. El parnasianismo es un movimiento del siglo XIX en Europa que intenta buscar la conexión de la pintura con la poesía, y por eso su poesía está cargada de imágenes pictóricas.

Estrofa I

Si ves un monte de espumas,
Es mi verso lo que ves,
Mi verso es un monte, y es
Un abanico de plumas.

El poema comienza con una imagen que es una metáfora impura o una comparación sin nexo. Se relaciona al monte de espuma con el verso. La imagen tiene dos características interesantes. El monte sugiere la altitud, la grandeza, lo natural. El verso, entonces tiene grandeza, es natural, nace del poeta sin artificialidades, nace como lo siente, y busca la altura, lo ideal, aquello que el hombre subleva, lo sublime, lo que el hombre no puede alcanzar si no logra salir de su egoísmo y su cotidianeidad.

Esta imagen del monte esta acompañado por “de espumas”, así que el monte no sólo tiene todas las características mencionadas sino también es blanco, puro, volátil, sutil, ya que adquiere colores muy suaves cuando el sol se posa en ella. El poema es también puro. Sale de sus entrañas sin engaños, buscando la claridad, la luz, sin violencias, sino lleno de hermosura. Si es un monte de espuma, cualquier viento podría hacerla volar, llegar lejos, así su poesía también se esparce, no queda quieta, tiene un movimiento según el viento. Si a esta imagen le agregamos la siguiente imagen “abanico de plumas” podemos imaginar la idea del movimiento. El verso es las dos cosas: el monte de espumas y el abanico de plumas. Las dos imágenes se caracterizan por el movimiento y la belleza, lo que se llama “preciosismo”. El abanico de plumas sugiere el colorido que también abunda en su poesía. El color, a su vez es símbolo de vida, por lo tanto la poesía del yo lírico es vital, y trasmite vida. Está íntimamente asociado a ella.

Es interesante ver cómo la idea del Parnasianismo aparece planteada en esta estrofa a través de la unión del verbo ser y ver.

“Si ves un monte de espuma
Es mi verso lo que ves”.

Los dos verbos quedan al principio y al final del verso, unidos por la idea de la poesía. Su poesía es lo que ves, por lo tanto es la imagen, así de sencillo y así de profundo también, ya que muchas de las imágenes que este yo lírico presenta no existen, por lo tanto tampoco se pueden ver, sino es por la imaginación. Así la poesía es lo que ves en tu imaginación.

Estrofa II

“Mi verso es como un puñal
Que por el puño echa flor:
Mi verso es un surtidor
Que da un agua de coral.”

Esta estrofa presenta dos imágenes, unidas por la anáfora (repetición al principio del verso) que será, a partir de este momento una de las figuras más reiteradas: “Mi”. Esta anáfora no sólo marca la singularidad de su verso, sino que también hace que el ritmo del poema se vaya haciendo más intenso, ya que la anáfora nos hace volver al principio y esa insistencia nos permite pensar en la emoción que va creciendo en este yo lírico que intenta transmitirnos lo inefable, ese sentimiento que crece desde sus profundidades y surge con la fuerza del acto creativo, de forma altruista, sin buscar nada a cambio, más que un sentir común, un ideal común, una lucha común.

Justamente la idea de lucha se manifiesta en la imagen del puñal. A través de esta comparación “mi verso es como un puñal”, el yo lírico expresa su hondo sentir libertario. El puñal, que sirve para matar, para herir, también sirve para liberar, y exige de quien lo empuña la valentía de verse cara a cara con el enemigo, donde medirá sus fuerzas. No es un arma, no dispara de lejos, sino que ve al problema de frente. Es el que empuña el puñal el que hace surgir la vida, y es una lucha de hombres y no de máquinas.

Pero este puñal tiene una característica: “por el puño echa flor”. Es en este verso que vemos la idea de revolución. No es un puñal para herir, es para liberar. En el puño de quien lo empuña está la idea de la flor que crece. Este puñal no mata, sino que da vida. Imaginemos la revolución cubana contra la dominación española. Imaginemos los años de opresión del pueblo cubano por fuerzas de España. Las injusticias, la doblegación de este pueblo acostumbrado a ser esclavizado, que ha visto morir a todos sus hermanos indígenas, ha visto llegar la esclavitud de África, y ha visto las aberraciones más terribles sin poder detenerlas, hasta que la impotencia se transforma en rabia, y la rabia en acción. Ese es el puñal que por el puño echa flor.

“Mi verso es un surtidor
Que da un agua de coral.”

La siguiente imagen es la del surtidor. Un surtidor es un chorro de agua que nace de lo profundo de la tierra y sube hacia arriba, buscando la altura. Esto sugiere que su poesía nace de lo profundo del poeta, de sus mismas entrañas, como agua fresca, que alimenta y da vida. Un regalo de la tierra a los hombre, un regalo del poeta para el pueblo. Busca la altura. Otra vez la idea de la altitud, lo sublime, lo ideal, lo supremo. No es una poesía que queda en las pequeñeces del mundo, sino que sale de ellas para sublimarlo todo. Pero esta agua, además de ser símbolo de vida, da “un agua de coral”, es decir tiene un perfume especial, bello. Se junta la imagen visual con la olfativa, una sinestecia. Su poesía apunta a despertar todos los sentidos del hombre: el gusto, la vista, el olfato, el tacto y el oído. Esta agua de coral sale y moja a todo aquel que esté cerca, así nadie puede salir sin ser afectado por esta circunstancia. Quien escuche su poesía no puede ser pasivo, no puede mantenerse al margen.

Estrofa III

Mi verso es de un verde claro
Y de un carmín encendido:
Mi verso es un ciervo herido
Que busca en el monte amparo.

En esta estrofa aparecen las contradicciones. El verso está cargado de antítesis. Así como sucedía con el puñal, que es un arma que se asocia a una flor, y que simboliza la vida, acá la antítesis está dada por los colores que son esencialmente opuestos en la escala cromática, incluso son opuestos en su intensidad, uno es claro, el otro encendido. El verde podría sugerir la esperanza, la naturaleza. Así también es su verso, esperanzador y natural. Tiene el propósito de alentar, de dar nueva vida a los hombres. Pero también es claro, es sereno, sin dejar de ser apasionado. Dos sentimientos que podrían nunca encontrarse, sin embargo en su poesía se encuentran, la pasión de la profundidad y firmeza. Esta pasión también se ve en el color “carmín”, que de por sí es un rojo encendido. Acá está más intensificado. Este es un “carmín encendido”, más intenso que lo que comúnmente es. La pasión que trasmite su poesía debe levantar el espíritu del hombre para luchar contra las injusticias. Martí dirá en “mis versos”: que ama el verso que es “ardiente y arrollador como una lengua de lava”. La imagen de la pasión asociada a la lava que quema y arrolla con todo lo que hay a su paso.

La siguiente imagen es la del ciervo herido. Un animal indefenso, que no daña a nadie, ni es agresivo. Su poesía es como ese animal. Una víctima de la barbarie y la injusticia de los hombres. El yo lírico siente esto y le duele, lo hiere ver a su pueblo oprimido. El monte, ahora aparece como tal, como lo natural. Este ciervo busca la soledad y el cuidado de la naturaleza para salir sano. Así su poesía se encierra en lo natural, buscando su salud cuando la injusticia sobrepasa al poeta. Vemos el compromiso social, no es un poeta indiferente al mundo que lo rodea, no puede serlo. Lo que pasa a su alrededor lo afecta, es sensible a ello, se siente impotente y necesita recordar su lugar, lo natural, para poder seguir vivo.

Estrofa IV

Mi verso al valiente agrada:
Mi verso, breve y sincero,
Es del vigor del acero
Conque se funde la espada.

Es en esta última estrofa que el yo lírico logra concretar su idea. Ha buscado imágenes que expliquen su sentir, ahora sintetiza todo en los dos primeros versos de esta estrofa. “Mi verso al valiente agrada”, no sólo es popular, no sólo quiere que llegue al pueblo y a todos, también apela a una forma de escuchar su verso. Ahora se refiere al receptor. Hay una actitud del yo lírico que escribe, que lo hace identificarse con el receptor: los dos son valientes, por eso el verso agrada al valiente, al luchador, al que es capaz de reconocer la actitud de lucha, que no se acobarda, no sólo en la pelea, sino en la búsqueda de su interioridad. El valiente, que es capaz de reconocer a otro valiente. Su poesía está hecha con valentía, y no habla del amigo, sino del valiente, que también puede estar en las filas enemigas. Aquel que pueda reconocer la actitud de lucha, es aquel que gustará de su verso, y esa es la actitud con la que se aprecia la poesía de este yo lírico.

Concreta su idea con dos adjetivos “breve y sincero”, dos cualidades que este yo brinda en su poesía. Breve para no aburrir, para no cargar al receptor, y porque las grandes verdades no necesitan muchas palabras. Se dicen en máximas cortas que uno puede recordar siempre. Esa es la clave de su poesía. Es una poesía moralizante, así que debe estar en el corazón de su pueblo, y debe ser recordada. El adjetivo “sincero” también nos habla de una conducta ética del yo lírico. Es una poesía confiable. No miente. Dice lo que siente y como lo siente. No hay artificios engañosos. Tampoco hay rebusques para no decir lo que hay que decir. Dice sinceramente lo que piensa. Esta actitud del yo lírico es la que aprecia un valiente, esté o no de acuerdo con quién lo dice. Lo importante es que sabe reconocer la valentía de quien no esconde sus palabras.

La última imagen refuerza las ideas anteriores: “Es del vigor del acero/ con que se funde la espada”. Esta última es una síntesis perfecta de todo lo que ha intentado expresar. Su poesía es la materia con la que se hace la espada. Es fuerte, es firme, no se quiebra, no se vende, es la materia prima para la lucha, “la espada”. Así sus versos son parte de la ideología de una verdadera revolución. Las armas de nada sirven si las cabezas no cambian.

Trabajo realizado por la Prof. Paola De Nigris

12 comentarios:

  1. muchas gracias , me fue de mucha ayuda para el examen de mañana . saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola. Soy profesora de literatura en el interior. Conocí tu espacio a través de un colega ,... por suerte!! ES muy bueno.Lo he recomendado a mis alumnos.

    ResponderEliminar
  3. Estimada profesora: ¿Cómo fundamenta la interpretación de la expresión "agua de coral" como una expresión que se relaciona con el sentido del olfato? He buscado en internet, en libros sobre Martí (Iván A. Sculman, "Valoraciones Críticas" de Biblioteca Básica, prólogo de editorial Cátedra, Historia y Crítica de la Literatura Hispanoamericana de Cedomil Goic) y no he podido encontrar una fundamentación. A mi entender, la expresión remite a la transparencia de las aguas necesarias para el desarrollo del coral, que el poeta equipara a la transparencia de su verso. Sin más, la saluda atte, un colega

    ResponderEliminar
  4. Creo que la idea de la transparencia del verso es clara en la poesía de Martí, pero la imagen también habilita a pensar que su poesía debe tomarse con todos los sentidos. No debemos olvidar que el modernismo tiene aspectos del parnasianismo, donde la imagen y lo sensorial juegan un papel fundamental. Así los sentidos humanos (vista, tacto, olfato, oído y gusto) deben ser tenidos en cuenta cuando se trata de poesía, no sólo en el modernismo, pero más aún en esa corriente.

    ResponderEliminar
  5. super, me ayudo mucho a entender este poema.. mcuhas gracias!!!!

    ResponderEliminar
  6. Quality articles is the secret to invite the people to visit the website, that's what this web site is providing.
    Feel free to visit my weblog - manchester united transfer news 2009

    ResponderEliminar
  7. Helpful info. Fortunate me I discovered your website accidentally,
    and I'm stunned why this coincidence did not took place in advance! I bookmarked it.
    Feel free to surf my homepage ... pizza games zombies

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno el trabajo, dado que el poema es un texto que permite una libre interpretación, además de lo que el autor quiere expresar, también considero que es válido la interpretación dada al agua de coral. Estoy de acuerdo con el punto de que el poema por ser modernista tiene imágenes en donde las sensaciones juegan un papel prominente. También me gustó la identificación de los muchos recursos estilísticcs empleados por el autor tales como las antítesis, metáforas, símiles, sinestesias, anáforas entre otras.
    Ha sido de mucha utilidad para mí

    ResponderEliminar
  9. muchas gracias!! me sirvió muchísimo!

    ResponderEliminar
  10. muchas gracias! me sirvió muchísimo!

    ResponderEliminar
  11. muchas pero muchas gracias

    ResponderEliminar